Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.blogexperto.com/ >Don Juan Zarlene>Datos curiosos>¿Que leía Cristobal Colón en su viaje hacia América?
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

¿Que leía Cristobal Colón en su viaje hacia América?

Una mentira lleva a la otra. Los europeos llegan a América a finales del siglo XV y principios del siglo XVI buscando cosas imposibles de hallar, todo por un problema de interpretación. Esa mismísima lectura la traía Cristobal Colón. ¿Que leía Cristobal Colón en su viaje antes de toparse con América?

El Libro de Esdras

El descubrimiento de América fue fruto de la profecía y no de la astronomía. Tal es la posición del mismo Cristóbal Colón cuando se dirige en 1502 a sus patrones Fernando e Isabel al decir: "ni la razón, ni las matemáticas, ni los mapas me fueron de utilidad; se cumplieron a cabalidad las frases de Isaías" refiriéndose a pasajes del libro del profeta (XI 10-12). En realidad cualquier escrito lo veía con ojos proféticos cuando podía interpretarse como un aviso de su descubrimiento. Se sentía elegido para una gran misión, lo que se percibe en sus escritos como fuente de orgullo y humildad, adornos de una vida rica en escenas dramáticas. Colón llegó a las Indias en alas del Primer Libro de Esdras de donde deduce:

1. La Tierra es redonda.

2. La distancia por tierra entre el borde occidental (España) y el Oriental (India) es muy grande.

3. La distancia por mar entre España y la India es por tanto muy pequeña.

4. La longitud de un grado es 56 2/3 de millas.

Estas "millas" no eran las arábicas (1975.5 metros), lo hubiese dado un esquema notablemente correcto, sino italianas (1477.5 metros), lo que da un ecuador cerca de un cuarto menor. Colón calculó que la distancia por tierra entre España e India era 282 grados, quedándole 78 para el trayecto por mar, distancia que quedaba aún más reducida por su método de estimación del grado.

El resultado de estos errores fue que India debía estar a unas 3.900 millas de las Canarias, vale decir, más o menos donde América resulta estar. Estos cálculos coincidían gruesamente con la afirmación de Esdras en el sentido que la Tierra está formada por 6 partes de tierra y una de mar.

Con estas ideas, con su experiencia de navegante, con las opiniones del Florentino Paolo Toscanelli y sus lecturas de los viajes de Marco Polo y de la "Imagen del Mundo" del Cardenal Pierre d'Ailly, Colón con el apoyo de dos frailes de La Rábida, el astrónomo Antonio de Marchena y Juan Pérez, y del patrón de barco martín Alonso pinzón, deja "caer" a los pies de los reyes su petición de apoyo, a cambio de una ruta de España a las Indias, un título de Caballero, Gran Almirante y Virrey además del 10% de las transacciones dentro de sus dominios de almirante. Pasado el asombro, algún tiempo después los reyes financian parte del proyecto.

Así don Cristóbal Colón con tres barcos, uno de 37 metros de eslora, los otros de 15 metros, desembarca el 12 de octubre de 1492 en las tierras de Cipango. Recorre las idílicas islas Bahamas y luego Cuba, con su ser dividido entre los ideales que sus nombres reflejan: cristianizador y colonizador.

Sus cuatro viajes levantan una punta del telón que cubre la magnitud de los territorios alcanzados. Los reyes advierten tal hecho, y por ello, más la duda en la capacidad de gobierno del almirante ponen por delante la razón de estado para cumplir sólo en los puntos menos comprometedores el trato hecho. Esto, y el "ver pasar" la muchedumbre de aventureros "que hayan diversión en mi plan, como que hasta los sastres desean ser descubridores", le hunden en la amargura y la desesperanza.

Su cuarto viaje está iluminado por otra gran tarea: liberar Jerusalén. Para ello no se documenta con cosmógrafos, mercaderes o embajadores, sino que consulta a los profetas y, luego de recopilar todo aquello que muestra a España como la potencia liberadora de la Ciudad Santa, presenta su "Libro de Profecías" a los reyes.

Luchando por concretar sus sueños de grandeza, enfermo de cuerpo y peor de la mente debido a la humillación, frustración e impaciencia, logra encontrarse con el rey en mayo de 1505 en Segovia. Allí pide se le restaure "el capital de mi honor... el gobierno y la posesión de las Indias". La simpatía del monarca no le impide ver la realidad de la situación, dejando fuera de discusión el retorno de Colón a la posición de gobernador.

Con su salud completamente deteriorada dicta su testamento el 19 de mayo de 1506, y muere en Valladolid al siguiente día.

Link

- Viajes de Cristobal Colón

Pintura famosísima y antigua que rompió el cuarto muro. | A esta gente le gustaba la carne asada y portarse un poquito mal.

Datos curiosos
Don Juan Zarlene

Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto