Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.blogexperto.com/ >Don Juan Zarlene>Datos curiosos>La Utopia, de Tomás Moro.
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

La Utopia, de Tomás Moro.

Tomas Moro

Tomás Moro fue estadista, pensador, biólogo, traductor, canciller, etc. "La utopia", su obra más conocida, cuenta sobre una sociedad con un gobierno central. La sociedad de "La utopía" vivía en una isla, que existe realmente y se puede ubicar geograficamente. Ese lugar se ha hecho popular en los últimos días por las noticias. ¿De donde estamos hablando?

El espacio abierto por el descubrimiento de un Nuevo Mundo y las narraciones extraordinarias de Américo Vespucio sobre la recién avistada isla de Fernando de Noronha, en 1503, hacen que Tomás Moro lleve a sus personajes de "La Utopia" a esas islas.

Islas de Fernando de Noronha

Las islas de Fernando de Noroña, en Brasil, se han vuelto más famosas por la desgracia del vuelo de Air France que desapareció en el Oceano Atlántico.

Acerca de Tomás Moro

Thomas More, conocido por la castellanización de su nombre como Tomás Moro y en latín como Thomas Morus (Londres, 7 de febrero de 1478 – 6 de julio de 1535) fue un pensador, teólogo, político, humanista y escritor inglés, que fue además poeta, traductor, canciller de Enrique VIII, profesor de leyes, juez de negocios civiles y abogado. Su obra más famosa es Utopía, donde busca relatar la organización de una sociedad ideal.

Aunque fue amigo de Enrique VIII, éste lo condenó a muerte. El Rey Enrique VIII se enemistó con Tomás Moro cuando quiso divorciarse de su esposa Catalina de Aragón y Tomás, como Canciller, no lo aprobó. Enrique VIII había pedido al Papa la concesión del divorcio y la negativa de éste supuso la ruptura de la Iglesia de Inglaterra con la Iglesia Católica de Roma.

El rey insistió en obtener su divorcio eclesiástico, como medio para acallar sus devaneos de alcoba, de los que había murmuraciones por la Corte, y por las que el rey se sentía molesto. El divorcio hubiese borrado la infidelidad, y todo hubiese quedado en un asunto intrascendente.

Las sucesivas negativas de Tomás Moro a aceptar algunos de los deseos del rey, acabaron por provocar el rencor de Enrique VIII, que acabó encarcelando a Tomás Moro en la Torre de Londres, tras la negativa de éste a aceptar el juramento que reconocía a Enrique VIII como cabeza suprema de la Iglesia de Inglaterra, tras la ruptura con Roma.

Finalmente el rey, enojado, mandó juzgar a Moro, quien en un juicio sumario fue acusado de alta traición y condenado a muerte (ya había sido condenado a cadena perpetua anteriormente). Otros dirigentes europeos como el Papa o el rey Carlos I de España y V de Alemania, quien veía en él al mejor pensador del momento, presionaron para que se le perdonara la vida, y se la conmutara por cadena perpetua o destierro, pero no sirvió de nada y fue decapitado una semana después, el 6 de julio de 1535

En 1535 fue enjuiciado por orden del rey Enrique VIII, acusado de alta traición por no prestar el juramento antipapista frente al surgimiento de la Iglesia Anglicana ni aceptar el Acta de Supremacía. Fue encontrado culpable y condenado, permaneciendo en prisión hasta ser decapitado, el 6 de Julio de ese mismo año. En 1935 fue canonizado por la iglesia católica y esta institución lo considera un santo y un mártir.

Envia esta página a un amigo

Debido a la epidemia | Prenda no apta para hombres

Datos curiosos
Don Juan Zarlene

Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto